Incendio en Notre Dame: los secretos que esconden las monstruosas gárgolas de la catedral más icónica de Europa

150
Compartir
GárgolaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption“Vigilando” la ciudad de París, se erige una gárgola en forma de mono alado en las alturas de Notre Dame.

El devastador incendio que destruyó gran parte de la catedral de Notre Dame en París no logró, afortunadamente, borrar de su fachada las cientos de gárgolas que constituyen uno de los rasgos más reconocidos de esta joya de la arquitectura gótica en la Île de la Cité, en el centro de la ciudad.

Estas figuras monstruosas —medio animales y medio humanas— cumplen un papel en la conservación del edificio: recogen el agua de lluvia que cae sobre el techo y la expulsan lejos de las paredes de piedra que conforman su estructura.

Por eso son protuberantes y, cuanto mas sobresaliente son, mejor cumplen su labor.

Sin embargo, no son todas gárgolas las que vigilan con sus ojos demoníacos a los cerca de 13 millones de turistas que visitan la catedral cada año. Muchas de ellas son en realidad quimeras: similares a las gárgolas pero con una función meramente decorativa.

Adición tardía

Pero estas estatuas que están tan ligadas a la imagen de Notre Dame no forman parte de su construcción original, finalizada en 1345.

GárgolasDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas gárgolas son obra del escultor Victor Joseph Pyanet.

Fueron añadidas mucho después, a mediados del siglo XIX, durante un proyecto de restauración que se desarrolló entre 1843 y 1864, liderado por los arquitectos Eugène Viollet-le-Duc y Jean-Baptiste Lassus, quien falleció antes de que se completara la obra.

Fueron hechas por el artista Victor Joseph Pyanet, cuyo nombre muy pocos hoy recuerdan.

GárgolaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionLas gárgolas permiten drenar el agua de lluvia del techo hacia la calle.

Un dato que quizás no todos conocen es que, de algún modo, deben su presencia al novelista francés Víctor Hugo.

  • Tal fue el éxito que tuvo su novela “Nuestra Señora de París” (1831), que cuenta la historia del jorobado Quasimodo que cuida de las campanas de la iglesia y que se enamora de la gitana Esmeralda, que el público francés comenzó a mostrar un renovado interés por el patrimonio histórico y, en particular, por su icónica catedral.

De hecho, tras la publicación de la novela, las autoridades francesas crearon la Comisión de Monumentos Históricos, explica la experta en literatura francesa y profesora emérita de la Universidad de Princeton, Suzanne Nash.

Victor Hugo fue una de las figuras notables que presionó para que se restaurara la catedral y luego participó activamente en un subcomité de tres personas que supervisó el proyecto de restauración presentados por los arquitectos a cargo de la obra.

Preocupaciones científicas de la época

Además de su función práctica, las gárgolas de las iglesias cumplían una función en el plano simbólico: como en la Europa medieval pocos sabían leer, los clérigos utilizaban estas figuras para representar visualmente los horrores del infierno, y así animar a la gente a acudir a la iglesia.

GárgolasDerechos de autor de la imagenWARING ABBOTT
Image captionNo todas son gárgolas. Algunas son quimeras, es decir, no tienen una función práctica sino puramente decorativa.

Al estar emplazadas en el exterior del edificio, eran una suerte de recordatorio de que el demonio habitaba fuera de la iglesia, mientras que la salvación se encontraba dentro.

Sin embargo, en opinión de Michael Camille, historiador de arte especializado en el Medioevo europeo, y autor de “Las gárgolas de Notre Dame: medievalismo y los monstruos de la modernidad”, los rasgos monstruosos de las gárgolas de la catedral no son el resultado de pesadillas ni elementos de control espiritual, ni de subyugación de fuerzas demoníacas.

  • En cambio, dice el académico, están inspirados en debates científicos de la época.
GárgolaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionCuanto más larga, más lejos empuja el agua acumulada.

Para Camille, la integración de rasgos animales y humanos en las gárgolas y quimeras reflejan las preguntas candentes del momento en torno a medicina, evolución y paleontología, entre otras ramas de la ciencia.

“¿Es la humanidad una rama de la animalidad? ¿Son los fósiles restos de criaturas míticas o restos de criaturas prehistóricas extintas?”, son algunas de las preguntas reflejadas en estas curiosas esculturas, dice.

Para Camille las gárgolas son “elementos de salvación no del alma sino del cuerpo del edificio”.

“Son parte del sistema de elementos de restauración que preservan y protegen la estructura (de la iglesia)”.

No todo es culpa del fuego

Si miras atentamente las fotos de la catedral, verás que muchas ya no están en su sitio.

Algunas ya habían sufrido la erosión del tiempo, y habían sido retiradas de la fachada por temor a que colapsaran.

En su lugar, verás que hay caños de PVC para drenar el agua.

Compartir