Los abuelos nunca mueren, se vuelven invisibles

115

Quien haya tenido la suerte de convivir y pasar tiempo junto a sus abuelos, podrá saber que los abuelos nunca morirán, ellos se quedan con nosotros en nuestro corazón y se vuelven invisibles compañeros para toda la vida. Sus consejos y cariño formarán parte de nosotros y nos servirán de guía ante las circunstancias que puedan suceder a lo largo de nuestro recorrido.

Los abuelos y su invisible compañía

Los abuelos son un gran activo. Ellos encierran la historia de generaciones enteras y ricas tradiciones familiares. Se dice que a medida que envejecemos volvemos a ser niños. Creo que este es el secreto de los abuelos.

Toda persona que ha tenido la suerte de crecer con sus abuelos tiene una gran cantidad de recuerdos que, incluso en la edad adulta, se convierten en un lugar de refugio en tiempos difíciles. Olores, palabras, modismos, gestos que recuerdan ese calor de afectos indelebles.

En el camino del crecimiento hay personas que dejan indeleblemente un signo de su paso, una importante y significativa memoria emocional cargada de sentimientos. Los abuelos son, sin duda, parte de estas personas, lo que ayuda a crecer y desarrollar un sentido de bienvenida y pertenencia a una historia común y a la familia.

La importancia de los abuelos

Los abuelos vuelven a ser educadores, y también dan una gran lección de civismo a los más pequeños. Son personas inolvidables que con el tiempo enriquecen cada vez más el mundo afectivo de sus nietos.

A los ojos de los niños, los abuelos son como superhéroes que transmiten el don de pertenencia familiar. Su enfoque educativo es acogedor y nutre la identidad de los nietos con un amor y una aceptación incondicionales. Por lo tanto, son figuras indispensables y omnipresentes en la vida de las familias de hoy en día y, a menudo, también desempeñan un papel de cuidado y protección cuando los padres trabajan.

Regalos de los abuelos que los vuelven eternos

Los abuelos son testigos del pasado, con ellos, los niños no solo descubren que sus padres eran pequeños, sino que también aprenden juegos, canciones, artesanías antiguas que se transmiten de generación en generación. Enseñan su conocimiento experiencial con pasión y paciencia para dejar un rastro de sí mismos en el niño para que puedan ser recordados años más tarde.

Siempre presentes, son las figuras que los niños buscan cuando sus padres están ausentes. Al igual que la manta Linus, un ejemplo del objeto de transición por excelencia, los niños y los abuelos actúan en una relación física formada por abrazos, caricias, besos para enfrentar la ausencia de una madre o un padre. Nadie se siente solo en la casa de los abuelos.

Los abuelos y nietos tienen un vínculo tan fuerte como beneficioso para ambos. El hogar de los abuelos es un refugio seguro y su cuidado es una fuente inagotable de afecto. Y también al revés, ser abuelo es un regalo extraordinario y cuidar a los niños con amorosa paciencia es una tarea emocionante, un soplo de vitalidad fresca que llena de alegría los días de las personas mayores.

¿Por qué tienen un vínculo tan fuerte los abuelos con sus nietos?

Tanto el nieto como el abuelo, están ajenos al ritmo ajetreado y el estrés del trabajo, los  abuelos  tienen mucho tiempo para escuchar con atención a sus  nietos ya que han pasado por esa etapa. El tiempo es el regalo más precioso que un adulto le puede dar a un niño.

El niño necesita un adulto para prestarle toda su atención y animarlo a desarrollar su personalidad. Recibir mucho afecto en la primera infancia hace que los niños crezcan serenos y seguros de sí mismos. En particular, con el apoyo emocional correcto, los pequeños desarrollan la “capacidad de recuperación”: la capacidad de resistir frente a la adversidad.

Todo lo que un abuelo puede dar a un nieto permanecerá, independientemente de su ausencia física o no, para el resto de la vida del joven o adulto y su recuerdo siempre será un lugar seguro a donde regresar para sentirse protegido y recodar a ese compañero invisible que lo guía de la mano.Los abuelos nunca mueren, se vuelven invisibles